Devuélveme la margarita
marchitada en los recodos
de tu cabello boreal.
Devuélveme los rastros
de las yemas de mis dedos,
extraviados en ti como yo sin ti.

Sentí cada látigo de tu vaivén,
bebí cada latido sin querer
de tus venas verdes
como el musgo del pozo,
que nace de mis manos
porque ya no te toco.

Ya no como la primera vez,
ya no como siempre,
ya no como antes,
antes el antes no tenía tanto valor.

Te pienso de manera fugaz,
pasan las horas mojadas de soledad.
Aún guardo un poco de nosotros.
¿Me piensas? Quizá, no sé.

¿Y si te toco sin tenerte,
si no te tengo como me sostengo?
Me miento a mí mismo
pensando que aún sigues aquí,
pero sólo tú sabes que no es verdad.

¿Y si te toco sin tenerte?
Aunque sea la vaga fragancia
de nuestros besos devorados
que me traen los atardeceres malditos.

¿Y si te toco sin tenerte?
Aunque sea el lejano brillo de esperanza
asemejado al túnel de tus ojos.
Túnel de otoño, estrecho e infinito,
que me mata como costumbre mortuorio
en la fina claustrofobia de no tenerte.

Anuncios

Un comentario sobre “Recodos de recuerdos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s