Estridente

En el fondo del pasillo,
si escuchas atentamente,
oirás latir un corazón
como un relámpago.

Con el estruendoso fulgor
recorriendo sus arterias,
ansiando ser acariciado
por las manos del alba.

Oirás rugir a la inmensa
melancolía atravesada
por un rayo de luz.

Verás el perfecto hueco
de la bala en ese cráneo,
y los gemidos del demonio
en una caja musical.

En el fondo del pasillo,
si escuchas atentamente,
oirás tu respiración
y un vacío estridente.

Anuncios